Casa Decor

Bienvenidos a la 53 edición de uno de los eventos con más repercusión mediática, un evento social, cultural, y empresarial que acoge un edificio singular que transforma en una pasarela de decoración, donde son protagonistas el diseño y la arquitectura de interiores.

Las artes decorativas nos muestran oficios tradicionales, que recuperan expresiones artísticas como la cerámica, la pintura mural, la ebanisterías o el fino trabajo del cristal. Las propuestas Vanguardistas de los interiores nos anticipan espacios modernos, donde convivir en un pequeño espacio con todo, cocina, baño, salón es posible, convirtiendo un espacio, microcosmo, en un ambiente totalmente habitable y adaptado a nuestra personalidad.

El edificio emblemático para la exposición ha sido construido entre 1900 – 1903 por el arquitecto Catalán Antonio Farrés Aymerich, todo un patrimonio urbanístico de Madrid. Su emplazamiento entre las Calles de: Francisco De Rojas y Sagasta, con una fachada de 55/metros dotándolo de 68 ventanas abalconadas, que transmiten sobre todo luz. El lugar esta bañado de modernismo Catalán, una característica que resalta por el trabajo de la rejería, de los balcones y la escalera, lineas ondulantes y grandes volutas de inspiración vegetal. El edificio cuenta con cuatro plantas, donde llaman la atención el friso y el coronamiento de la fachada, así como los adornos seriados de los miradores de chaflán.

Este año “CasaDecor” apuesta por una dosis de creatividad artística y decorativa que se manifiesta por las Arts&Crafts, movimiento que impulso los oficios y las artes decorativas a finales del siglo XIX. Pero ahí no acaba, una explosión minimalista, que viaja a diferentes épocas y continentes, desde el Retrofuturismo del Mid Century Style, o las envolventes lineas Art Déco.

La paleta de colores se extiende, en especial el verde y rosa, con pequeños matices, una fusión de fondos entre el gris y el ocre usados para resaltar las piezas expuestas. Se consolidan tendencias como el tropicanismo paradisíaco, ornamentas en dorado mate, y la sobredimension de algunos elementos del mobiliario como lamparas, sofás, y butacas. En cuanto a los materiales, las superficies de piedra (mármol, granito, caliza, materiales de síntesis) siguen acaparando en clara competencia con tejidos de toda la vida como el terciopelo, o el metal dorado.   Un caparazón artesanal camufla un universo tecnológico, que permite ocultar un sistema domótico, donde los avances tecnológicos conviven con envoltorios artesanales, un diseño entre tradición y tecnología de lo más puntera.

Un evento de tales características no podía pasar desapercibido para nosotros, donde la fantasía se vuelve realidad y en algunas partes la magia existe, creando mundos interiores que dan vida a ecosistemas, lugares donde pasamos en muchos casos grandes momentos de nuestra vida.

 



Fuente: SmileMagazine, CasaDecor.

Redacción: Eleazar Valido.